¿Qué es el VIH?

20.09.2021

El virus de la inmunodeficiencia humana, mejor conocido como VIH, es un virus que afecta al sistema inmunológico del cuerpo de las personas. El sistema inmunológico es el responsable de combatir las infecciones, por eso las personas que viven con el VIH se pueden enfermar o contagiar más fácilmente e incluso pueden contraer infecciones raras que podrían comprometer la vida. Sin embargo, las personas que viven con el VIH pueden tomar medicamentos para controlar el virus y mantener fuerte su sistema inmunológico, teniendo una esperanza de vida similar al de una persona sin VIH, logrando mantenerse saludables durante muchos años. 


¿Cómo te contagias de VIH?

Las personas pueden infectarse con el VIH si la sangre o los fluidos corporales, principalmente el semen o los fluidos vaginales de una persona que vive con VIH ingresan al cuerpo de una persona sin VIH, por lo que la infección por VIH se adquiere principalmente a través de las relaciones sexuales, la exposición a sangre infectada (como el uso de jeringuillas contaminadas en pacientes usuarios de drogas intravenosas) o la transmisión a través de una madre infectada a su hijo recién nacido.

El riesgo principal de contraer VIH son las relaciones sexuales vaginales o anales. Existen otros factores que aumentan la probabilidad de transmisión del VIH en una relación sexual, entre estos se encuentran las relaciones sexuales sin protección es decir sin usar preservativo o condón, las infecciones de transmisión sexual, principalmente las que producen ulceras a nivel genital, laceraciones o lesiones a nivel vaginal o anal, entre otros. 


¿VIH y SIDA es lo mismo?

Existen varios términos en relación a esta infección que debemos conocer:

VIH: Virus de la Inmunodeficiencia Humana, hace referencia solo al virus que produce la enfermedad.

Infección por el VIH: es la infección producida por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana). La infección por el VIH no siempre produce síntomas, principalmente en la primera etapa, cuando el sistema inmunológico todavía es fuerte.

SIDA: síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Es la última etapa de la infección por el VIH, cuando el sistema inmunológico se ha deteriorado, y la persona que vive con VIH tiene mayor riesgo de contraer infecciones poco comunes, en esta etapa también se relaciona con algunos tipos de cáncer. Las personas con sida si no reciben tratamiento tienen un mayor riesgo de morir.


¿Cuáles son los síntomas del VIH?  

Aunque es difícil determinar la proporción exacta, aproximadamente entre el 50 al 90% de las personas infectadas desarrollan síntomas después de la exposición al VIH durante la segunda a cuarta semana de infección, sin embargo, estos son de corta duración, se resuelven por sí solos y son inespecífico por lo que pasan desapercibido, aunque la gravedad y duración pueden variar de un paciente a otro. Entre estos síntomas podemos mencionar:

  • Fiebre (temperatura mayor a 38 grados centígrados)
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Dolor en las articulaciones
  • Ganglios inflamados
  • Lesiones en piel (erupciones o salpullido que puede afectar cara, cuello y parte superior del pecho)
  • Tos
  • Náusea y vomito
  • Diarrea
  • Falta de apetito

Como hemos mencionado, en los primeros años, los pacientes no presentan síntomas, pero mientras avanza la enfermedad pueden presentar síntomas leves como aumento del tamaño de los ganglios linfáticos persistente, generalmente en el cuello, axila o ingle.

Conforme sigue avanzando la enfermedad y se acercan a la fase terminal, también llamada sida, es decir, el sistema inmune se hace cada vez más débil pueden aparecer otros síntomas o infecciones como:

  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Infecciones por hongos en piel, baca, tracto intestinal, región genital
  • Infecciones pulmonares
  • Infecciones cerebrales
  • Infecciones oculares

Mientras más temprano se reconozca los síntomas y se diagnostique la enfermedad más pronto se iniciará el tratamiento para evitar la aparición de enfermedades graves. Además, el tratamiento temprano reduce la posibilidad de transmitir el virus a otras personas. 

¿Cómo diagnosticar VIH?  

La prueba en sangre de VIH es la única forma de diagnosticar si tiene VIH. El temor de un resultado positivo puede evitar la realización de la misma, sin embargo, el diagnóstico y tratamiento temprano mejora las posibilidades de vivir más tiempo y estar más saludable, además de disminuir el riesgo de transmitir el virus a otras personas.

Para el diagnostico se puede realizar pruebas de sangre que detectan la presencia del virus en la misma. Si la prueba es positiva, se requiere realizar otra prueba de confirmación con asesoramiento del médico especialista.